«Las reglas se hicieron para romperlas»